Páginas vistas en total

viernes, 22 de abril de 2011

Naturaleza/Cultura

            Hace ya mucho tiempo intenté condensar algunas sugerencias referentes a la integración de dualidades. Me dejé una dualidad bastante preferida de nuestra época: la dualidad Naturaleza/Cultura. Es una dualidad que no precisa, creo, de una gran síntesis dialéctica para ser integrada. Podemos considerar, de forma un tanto arbitraria, Naturaleza como algo previo a la conciencia humana y Cultura como algo posterior. El peligro, como siempre, consistiría en considerar Naturaleza como un término dado y Cultura como un término construído (la dualidad dado/construído, también en el centro de nuestro presente). Porque el estudio, científico pongamos por caso, de Naturaleza, es en realidad Cultura y construcción, mientras que la mala sombra que exhiben demasiado a menudo los humanos no deja de ser Naturaleza. Así, Logos parecería Cultura mientras que Eros se asociaría más a Naturaleza. Pero ¿no es éste un enunciado análogo al del dualismo Sabiduría/Método (o sea, el dualismo yin/yan)? El terremoto es Naturaleza, así como el miedo que produce en las especies vivas con nivel superior de conciencia. Pero la superación de tal miedo es Cultura. Incluso nuestra percepción (de una excepcional salida de sol, pongamos por caso) con toda la carga de conciencia que supone, y que se traduce en experiencia, pasa al dominio de la Cultura. Una célula fotoeléctrica percibe, pero su nivel de conciencia (ergo, de experiencia) permanece muy bajo, en el dominio Naturaleza. Llegamos a territorios profundos dentro de nosotros cuando nos sumergimos en Naturaleza, más que en Cultura. En realidad, ambos términos se hallan profundamente imbricados en cualquier proceso en el que aparezca la sombra humana.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Carlos
el caso es que actuamos como si la naturaleza fuera algo alejado de nosotros.La gran Pachamama,venerada y temida,a la que ofrecemos de vez en cuando algún sagrificio.
Formamos parte de la naturaleza y una correcta cultura nos ayudaría a hallarnos en armonía.
Puede que enfoquemos nuestra cultura hacia objetivos muy distintos a los de la naturaleza.
Creo que la finalidad de la naturaleza no es la "felicidad";es ser en sí misma.

Por cierto hay mucha falsa cultura ecologista,adopta una actitud muy paternalista.

saludos Susana

carles p dijo...

Hola Susana,

Dices grandes verdades: formamos parte de la naturaleza y la cultura no nos tiene que alejar de ella.
La falacia pre-trans aplicada a la naturaleza da como resultado el falso ecologismo del que hablas. Algún día escribiré algún post al respecto (como excusa para colgar una imagen que me gusta mucho porque recoge esta idea de forma increíble)

Saludos