Páginas vistas en total

domingo, 18 de agosto de 2013

Operas X - Rigoletto


                        La etiología de la ópera no coincide con la de otros géneros, quizás debido a la colaboración entre numerosas disciplinas, que hace que en ocasiones surja un sinergismo adicional que resulte en un plus comparado con su simple suma aritmética. Un poco como la noción de emergencia en la teoría de sistemas. Un argumento absurdo mas un texto simplista mas una música ramplona puede dar lugar a una obra maestra. Es éste el caso de Rigoletto. ¿Por qué? Porque el conjunto ahonda psicológicamente en la raíz de la relación padre/hija, siendo la música cómplice directa de tal caracterización. Rigoletto forma, junto con La Traviata e Il Trovatore (que trata de la complementaria relación madre-hijo), la famosa trilogía de la época intermedia de Verdi. Las tres óperas se caracterizan por la simplicidad de su aproximación pero a la vez por el acierto de sus propuestas. La fuente de la obra la constituye un mediocre drama del mediocre Victor Hugo, Le Roi s'amuse. Al igual que la Rebecca de Hitchkock, basada en la novela romántica de Daphne du Maurier, la ópera de Verdi transfigura totalmente el original. El ritmo está especialmente bien concebido, culminando en el último acto donde una serie de efectos musicales (el coro a bocca chiusa imitando el viento) ligan la acción externa con la acción interna en la psicología de los personajes. Verdi fue un operista de la psicología, igual que Puccini lo fue del ambiente. ¿El último ingrediente de la fórmula?: su más que calculada reducción a lo esencial.

3 comentarios:

Lluís P. dijo...

Fratello,

Leo y releo tus interesantes opiniones sobre piezas de ópera buscando un comentario inteligente, una opinión que dé pie a debate, una sensación que compartir por acertada,… pero me doy cuenta de que con este objetivo sólo consigo torturarme y me pierdo lo mejor de cada entrada: dejarse llevar por la música de los enlaces, contrastarlos con tus pinceladas de experto y seguir disfrutando de todo lo que nos ofreces, sin más destino que el que indicaba el gran Zubin Mehta: la música es un paréntesis de paz dentro de la agitación de nuestros días. Si en alguna ocasión se me acude algo que me apetezca comentar, pues lo haré y ya está; mientras, no dejaré de empaparme de tu saber para hacer del paréntesis del que habla el gran músico indio un espacio cada vez más grande gracias a la estupenda iniciativa que es este blog.
Un abrazo,

fp

Angelica dijo...

Es interesante apreciar el trabajo de artistas y por eso esta bueno disfrutar del arte en todas sus expresiones. Como pude conseguir Pasajes a Paris, seguramente vaya a ver espectáculos de allí y alguna opera

carles p dijo...

Fratello,

Muchas gracias por tu feed-back y tus halagos!!

Otro abrazo,

fp