Páginas vistas en total

martes, 15 de febrero de 2011

Escaleras mecánicas


                        Una parte no trivial de las habilidades que necesariamente debe de poseer el buen intérprete de música de cámara (incluyo, evidentemente, al pianista acompañante -arcaísmo todavía utilizado-) es la cualidad de la anticipación. Anticipación al fraseo del partenaire, a su respiración, a cualquier error o contingencia. La anticipación funciona como aliada de la intuición y a la vez del estado de alerta (en el mejor sentido del término). Pero la anticipación tiene una contrapartida: la debilitación que produce en el sentido del ahora, cualidad imprescindible en todo buen intérprete. Una vez más la idealidad viene situada en el camino central: hay que mantener un ojo en el ahora y el otro en el poco después, en el  presente continuo de William James. Un poco como lo que sucede cuando se añaden las propias zancadas al ascenso mecánico de una escalera. Hay quien para de caminar poco antes de llegar al final porque se ve incapaz de coordinar su ritmo al del artilugio, o de anticipar el resultado conjunto de ambos movimientos. Hay quien sabe salir de la escalera sin parar de andar, pero solamente piensa en la futura coordinación de ambos movimientos y tropieza por el camino, incapaz de fijar su atención en lo que acontece en cada momento. Fijándose en lo que sucede en las escaleras mecánicas y en los conciertos también se aprenden cosas…

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Carles:
La metàfora de l' escala mecànica té molta gràcia...i m' imagino els molts salts i entrebancs en que et deus trobar quan acompanyes una pintora que conec i que té la dèria de cantar. Més seriosament, diguem que potser el mínim desplaçament que es pugui produir entre dos intèrprets ben eficaços,aquella fracció de segon serà allò que en faci una versió especial, més fascinant per una imperfecció que ens puja el cor a la boca.Una abraçada. Rosa.

carles p dijo...

Hola Rosa,

El décalage que descrius no constitueix pròpiament una imperfecció; més aviat es troba al propi cor de la interpretació en termes d'estil (emtre els extrems de la musica electrónica i les interpretacions de Piaf o Gardel, que anaven uns quants pulsos per darrera l'acompanyament). Quan acompanyo la pintora que coneixes i que té la dèria de cantar no necessito fer cap salt en el buit, tot flueix d'allò més bé.

Petons,