Páginas vistas en total

sábado, 28 de diciembre de 2013

Regalos


                                   Cuando llegan estas fechas de las fiestas del invierno parece agudizársenos también la percepción de la falsedad que sustenta nuestro agonizante modelo social. Como las flamencas de la famosa canción de Jacques Brel, que bailan porque tienen veinte años, y a los veinte años hay que buscar novio para poderse casar y así poder tener niños nosotros debemos comprar regalos aunque no tengamos ganas para nuestros congéneres que sufren el mismo problema para así consumir y alimentar al sistema, que se desequilibra a pasos agigantados. ¿Qué queda, pues, no de nuestros amores adolescentes, sino de nuestra humanidad, de nuestra consciencia, de nuestra persona? Mientras compro apresuradamente algunos regalos tengo la sensación que lo único humano que contienen es el envoltorio.

2 comentarios:

Lluís P. dijo...

Fratello,

no voy a comentar el contenido de esta entrada, mis cotas de incomprensión lectora están en máximos y prefiero no volver a mear fuera de tiesto. Sin embargo, ello no evita que te agradezca su lectura, pues me ha proporcionado un par de excelentes regalos para estas fiestas.
¡Gracias, Fratello!

fp

carles p dijo...

Fratello,

Te ruego disculpes una de las entradas más pobres y negativas que he colgado en el blog. Debía de reflejar mi estado de ánimo cuando la escribí.

Fp