Páginas vistas en total

viernes, 2 de diciembre de 2016

Juegos


                        Kant fue el primer pensador que estimó que el espacio y el tiempo se comportan como “formas sensibles de conocimiento”, abriendo así una puerta a la idea de que es nuestra mente la que crea tales categorías y que la razón debe, necesariamente, someterse a tales coordenadas para poder ponerse en práctica. En alguna ocasión anterior he sugerido ciertas asociaciones entre nuestra percepción espacio-temporal y nuestros sentidos, asignando la espacialidad al sentido de la vista y la temporalidad al sentido del oído. Así como desde el punto de vista de la Física el espacio, el tiempo, la materia y la energía forman una constelación indisociable, desde el punto de vista noético la estructura mental-racional también se mueve conjuntamente en las coordenadas de espacio y tiempo. Propongo un pequeño juego: imaginar un mundo en el que exista espacio pero no tiempo y viceversa. ¿Qué imagen perceptiva resulta de este experimento mental? El mundo sin tiempo nos dibuja una imagen visual inmóvil, congelada. Después de todo percibimos el tiempo como movimiento, ya sea un desplazamiento a través del espacio, ya sea un proceso biológico como el envejecimiento u otro tipo de proceso experiencial (la música). Es decir, todo aquello que nos remite a una evolución, que es la palabra más cercana al espíritu del tiempo. ¿Cómo nos aparece un mundo sin espacio? Tal constructo es aparentemente más difícil de imaginar. Un mundo sin espacio es necesariamente un mundo sin estímulos visuales; la imagen negra que percibe un invidente. Los estímulos permitidos serían entonces los aurales, olfactivos, las sensaciones físicas. Nos podemos preguntar si los procesos mental-racionales tales como la asociación, la deducción, la comparación son experienciales, participando así de la temporalidad, o se pueden llegar a situar más allá del tiempo, como hace nuestro inconsciente ¿Y los procesos de maduración, aceptación, comprensión?¡El juego da para mucho!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Carles:
El juego que propones exige una gimnasia mental de la que me confieso incapaz.Un mundo sin tiempo lo puedo imaginar, aunque en lo más estático, como en la Pintura, permanecen los rastros del tiempo, su huella. Pero un mundo sin espacio es como una vuelta a la nada, o a la máxima compresión de antes del Big-bang, y aún...
Tendrás que inventar un nuevo analgésico para este dolor nuevo de cabeza!
See you. Rosa.

Lluís P. dijo...

Fratello,
En el caso de las personas sordomudas y ciegas, ¿cómo conectan con los conceptos de espacio y tiempo? A través del tacto (Braille, entre otros) tienen acceso al conocimiento y son capaces de leer textos y partituras; y si eso es así, de alguna forma deben ser conscientes del espacio y del tiempo. Quizás entonces la relación entre nuestros sentidos y el espacio-tiempo no se restrinja a la vista y al oído, pudiéndose ampliar al tacto. O tal vez el cerebro ya incorpore de fábrica ambos conceptos, y los sentidos sólo sean meros vehículos de interacción con el entorno. Me gustaría saber tu opinión al respecto.
fp

carles p dijo...

Hola Rosa,

Pues un mundo sin espacio sería el del ciego (aunque en realidad el ciego perciba el espacio de otra manera). Como escuchar música con la luz apagada, vamos...
(Perdona la frivolidad intelectual!)

See you
Carles

carles p dijo...

Fratello,

El caso más famoso de persona sordociega, citado hasta la saciedad por semiólogos, neurólogos, psicólogos y epistemólogos, es el de Helen Keller, en la América del S XIX. Esta mujer, que llegó a ocupar un puesto relevante en la sociedad de su tiempo, fue educada por una maestra invidente, Anne Sullivan, quien tuvo que realizar una labor titánica en solitario: no solamente labrar los conceptos de espacio y tiempo en su discípula Keller, sino darle la herramienta del lenguaje, que articula todas las percepciones y estructura la mente. Una historia apasionante (https://en.wikipedia.org/wiki/Helen_Keller). Respecto a tu pregunta, no creo que el cerebro incorpore de fábrica ningún concepto, por simple o general que sea. Los conceptos se forjan a través de bucles durante la vida. No solo los humanos; también los animales; cada cual según su nivel de conciencia.
fp