Páginas vistas en total

lunes, 14 de diciembre de 2015

Desconcierto

                       
            Desconcertar ha sido siempre uno de mis deportes favoritos. Esta actividad no consiste (exclusivamente) en chinchar al prójimo. Antes bien, la descolocación brinda una oportunidad única para alcanzar un fondo más profundo que  el que tomamos habitualmente por referencia. El arte de desconcertar está ligado al de recitar poesía o el de conjurar paradojas. En todos los casos nuestra realidad se ramifica y quedan al descubierto nuevas posibilidades. Es como encontrar un filón, pero de un interesante y desconocido mineral. El desconcierto  no surge  simplemente porque no se cumplan nuestras expectativas (eso seria frustración) sino porque éstas se encuentran absolutamente desconectadas respecto a lo que acaece. En muchas ocasiones aquello que no captamos fácilmente, como el arte contemporáneo, los koan budistas o la física más actual, más que provocarnos, nos desconciertan. La irritación aparece solamente cuando no somos capaces de digerir y elaborar de forma positiva el desconcierto. El mundo en el que nos movemos en la actualidad propicia tal irritación porque el simulacro de la realidad parece que deba contener todas sus facetas cuando en el fondo la hiperrealidad no es más que la momia de lo que antes se llamaba vulgarmente realidad.

2 comentarios:

Lluís P. dijo...

Fratello,

si lees la siguiente frase: "La libertad del hombre acaba donde empieza la de los que le mandan",seguramente te dejará perplejo, desconcertado; pero luego te provocará una sonrisa, de lo cual se deduce que el desconcierto es uno de los pilares del humor.
Porque no olvidemos que "la violencia nunca soluciona nada, suele decir mucha gente que teme que la violencia solucione algo".
Con tu permiso, dedico este comentario al gran humorista Perich, un maestro del desconcierto.

fp

carles p dijo...

Fratello,

El humor, como la poesía o los koan, nace del desconcierto. pero en su caso el puente de vuelta al orden es más explícito. Cuando se atraviesa nace la sonrisa. El humor es uno de los grandes inventos de la humanidad. Conservemos bien alto su pabellón.
Me sumo al homenaje a Jaume Perich!

fp