Páginas vistas en total

miércoles, 12 de octubre de 2016

Simplicidad


                             Leyendo el periódico de hoy constato cada vez más que los referentes de que disponemos o en los que las noticias diarias se asientan son absolutamente insuficientes para albergar la complejidad del mundo actual. Nuestro afán de comprar hiperrealidad facilita la labor literaria de una prensa cada vez más falta de metaespacios críticos que delimiten y encuadren las informaciones que ofrece. Los conflictos internacionales son a menudo despachados como una pura confrontación de “buenos” y “malos”, como en un film del oeste. Eso sí; a veces te dejan decidir qué bando ocupa cada categoría, y de esta manera también quedas etiquetado como perteneciente a grupos de “derechas” o “izquierdas”. Todas estas categorías simplistas precisan de una revisión continua que en muchos casos la propia eventualidad pone en evidencia. Observo también una fuerte componente mítica que todavía atrapa a la especie humana y que impide el desarrollo de la complejidad de que hablaba. El mito no debe olvidarse pero tampoco hacer de él el driver de nuestros asuntos socio-políticos. En estos días de convulsión política generalizada observo mitical attachements por todas partes: la celebración o anti-celebración del 12 de octubre (fiesta mítica), los discursos trasnochadamente chauvinistas de la première británica, el discurso de la izquierda-come-capitalistas por parte de algunos políticos catalanes y españoles, las aberrantes invectivas del candidato Trump, el run-run continuo del terrorismo islamista. Hablando de hiperrealidad: el otro dia vi un “documental” sobre los adolescentes que intentan cruzar la frontera de USA provenientes de Centroamérica que ilustra este concepto a la perfección. Las cámaras acompañaban a los menores en sus intentos de subida nocturna a un tren de mercancías (con iluminación especial) hasta que al fin se atrevían a hacerlo (las cámaras también); después subían al coche de un mafioso pasador de migrantes ilegales, a quienes dejaban –las cámaras pasaban legalmente la frontera de Texas- y más tarde se encontraban con algún grupo particular que ayudaba y otro que disuadía a los arriesgados menores. Todo un guión hollywoodiense de bajo coste a tiempo real (?). 

No hay comentarios: