Páginas vistas en total

viernes, 10 de septiembre de 2010

Motto


Una de las claves para la mínima aprehensión de las diferencias entre las mentalidades oriental y occidental pasa por la consideración sobre la naturaleza de la participación del yo, de la voluntad, sobre el ello, el entorno. De hecho, la presentación que estoy haciendo ya acusa fuertemente mi origen occidental, con su clara distinción entre el yo y el entorno, siendo el dualismo cartesiano uno de sus más clásicos exponentes. Hace pocos meses, durante un curso corporativo al principio del cual se pidió a los participantes que expusieran un motto que describiera su desenvolvimiento vital, improvisé, por convencimiento pero también por aportar una visión alternativa, una frase de claro regusto orientalizante: dejar que las cosas fluyan (frente al casi general “adelante a todo tren”). A todo el mundo le pareció muy bien, pero durante una pausa una joven participante se me acercó y me comentó que si todos adoptáramos esta actitud, no se lograría cambiar nada. En pocas palabras, pese a que aparentemente le gustaba mi filosofía (por chic, supongo), la pasividad que ella veía desprenderse de mi improvisado motto no se ajustaba a su visión. Le contesté con mucha cortesía que una cosa no tenía nada que ver con la otra. Más bien que los occidentales miran el televisor como si vieran la vida y que los orientales miran la vida como si vieran el televisor. Las dos aproximaciones son parciales y el verdadero camino está en la superación de ambas. Volviendo a mi sintético motto, dejar que las cosas fluyan es lo que dejamos de hacer desde el momento en que creamos compartimentos estancos para todos nuestros pensamientos, sean éstos impresiones, opiniones, recuerdos, referencias o (especialmente), deducciones. Y precisamente, en muchas ocasiones, la mejor manera de hacer que las cosas no acaben nunca de cambiar es impedir su flujo y trocarlo en una irreflexiva huída adelante a todo tren. Esto ya me pareció mucho más difícil de explicar a mi joven colega durante los cinco minutos que duró el descanso.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Carles:
M' agrada molt això de com ens mirem la televisió...Coincideixo amb tu sobretot en fer que "les coses fluexin" en la pintura. Es l' única manera que he trobat de defugir l' anècdota. Una abraçada. Rosa.

carles p dijo...

Hola Rosa,

Un cop més, gràcies pels teus savis comentaris...

Altra abraçada

Anónimo dijo...

hola Carlos ,el Doce Far Niente también es una manera ,frívola,pero muy gratificante de Dejar Fluir .saludos Susana

carles p dijo...

Hola Susana,

El dolce far niente es una de las formas más efectivas de Dejar Fluir!!...pero esto ya habría sido imposible de entender por parte de mi tierna compañera de curso !!

Saludos,

Carles