Páginas vistas en total

martes, 18 de octubre de 2011

Fórmulas


            La concisa expresión simbólica que conocemos por el nombre de fórmula representa per se uno de los mayores logros de la Era de la Razón. La fórmula es la matriz que expresa una razón más o menos compleja, y que resume un modelo, lo define, o bien sigue a una serie deducciones desde tal modelo. El problema surge cuando asignamos un valor absoluto a la expresión. Entonces solamente tenemos que introducir las variables que queramos, y la fórmula nos dará cualquier solución. Igual que cuando los niños utilizan las fórmulas a boleo para solucionar los problemas en los exámenes. Detrás de toda fórmula anida un lenguaje y una ideología, y ello es cada vez más ignorado en nuestro mundo que supuestamente refleja la naturaleza como un espejo. De esta idea nace el adjetivo formulario –la fórmula como cliché-. La formulariedad conviene mucho a esta sociedad con pocas ganas de aprender que observamos cada día en nuestros entornos.

4 comentarios:

Lluís P. dijo...

fratello,

ciñéndonos a las fórmulas matemáticas (dejemos las químicas, las culinarias o, por qué no, las políticas para otra ocasión), no entiendo tu frase "detrás de toda fórmula anida un lenguaje y una ideología". No son éstas la más pura expresión de un razonamiento lógico, lejos de las trampas del lenguaje y del todo asépticas a la contaminación ideológica de cualquier índole?
Disculpa si no he profundizado lo suficiente en tu texto para hallar la respuesta en el mismo.

fp

carles p dijo...

fratello,

Cuando hablaba de fórmulas me refería especialmente a las que hace servir la Física. Y las grandes fórmulas de la Física no se limitan a relacionar conceptos definidos anteriormente sino que siempre los crean (o los modifican, que viene a ser lo mismo). Eso quería decir con las palabras “lenguaje e ideología”. En el fondo las fórmulas matemáticas hacen algo parecido (y nos refieren al espacio euclídeo, al cálculo infinitesimal…). Simplemente quería decir una vez más que dentro del mundo objetivo de las ciencias naturales nuestros puntos de vista también evolucionan y hay tanto espacio para las invenciones como para los descubrimientos.
fp

Anónimo dijo...

Hola Carlos
Tengo en la imaginación que las fórmulas tienen algo mágico;como una rebotica llena de botes de aconitum,sper cetum,redomas de sanguijuelas...o mejor un laboratorio alquimista,con cuerno de rinoceronte incluido.
Nada más alejado de la verdad,del lenguaje y la objetividad científica y su criterio experimental.Un lenguaje que se fraguó en la Era de la Razón como ya dices.
Pero no es oro todo lo que reluce(ni piedra filosofal)y no olvidemos que Lavoisier fué guillotinado por un tribunal de la Revolución.
saludos Susana

carles p dijo...

Hola Susana,

Las revoluciones siempre devoran a sus hijos...aunque Lavoisier no fue guillotinado por científico, sino por recaudador de impuestos en plena época del Terror.

saludos