Páginas vistas en total

viernes, 7 de octubre de 2011

Trans-racionalidad

       La historia de la filosofía occidental se basa en unas pocas preguntas ó cuestiones dualistas primarias. La primera hace referencia al carácter objectual ó procesual (ó, alternativamente,  de la unicidad) de la realidad última (Parménides/Heráclito, pero también Platón/Aristóteles). La segunda a la transparencia de la mente respecto a lo cognoscible (realismo/idealismo). No solamente las respuestas varían con la época; también la forma de hacer la pregunta. Y precisamente la forma de hacer la pregunta configura la esencia de cada época; tanto ó más que las respuestas, formadas por contenidos que siempre forman parte de la constelación de las propias preguntas. Desde hace casi un siglo, una de las preocupaciones de la filosofía occidental, desde Wittgenstein hasta Rorty, ha consistido en la búsqueda de unos límites. La posibilidad de una filosofía trans-racional –como la de una ciencia trans-racional- todavía es muy incipiente, porque ambos campos de conocimiento se han desarrollado en el período mental y mental-racional, respectivamente. Y una ciencia ó una filosofía trans-racionales pueden parecer absurdas ó regresivas (la falacia pre-trans!) ¿Ejemplos? La mecánica cuántica, la lógica difusa, los koan budistas, las perspectivas “imposibles” de Escher,… 

                                                    El mundo es ilusorio;
                                                    sólo Brahmán es real;
                                                    Brahmán es el mundo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Menudos latigazos he recibido por mencionar la palabra transracionalidad en los foros científicos.
La ciencia hace caso omiso al fenómeno "fundamentalismo científico".
Cuanto más buscamos por fuera, más conciencia perdemos del carácter ilusorio de lo material.

Anónimo dijo...

Soy la del comentario anterior.
email:
carolina.reinaudo@gmail.com

Carolina.

carles p dijo...

Hola Carolina,

El método científico fue un gran avance para la humanidad pero se limita a la visión objetiva (en tercera persona) y al nivel mental-racional. Cuando se olvidan estas premisas es cuando caemos en el fundamentalismo científico.
Este tema aparece -y reaparece- en buena parte del blog (estoy empezando a añadir etiquetas para poner un poco de orden).
Muchas gracias por tu comentario!