Páginas vistas en total

miércoles, 30 de enero de 2013

Crescendo


           Dada la muy extendida propensión de los humanos a anticipar el futuro (inicialmente por puras razones de supervivencia, aunque ahora tal proceder ya se ha cronificado) se hace muy fácil provocar el pánico contando con tal implicación psicológica. En música, un calculado crescendo orquestal puede provocar más angustia que el fortísimo más súbito, ya que aunque éste puede generar una buena descarga de adrenalina que desciende rápidamente (el susto, como en la Sinfonía de la Sorpresa de Haydn), el primer fenómeno cuenta con el generador de angustia más eficaz: uno mismo. Si en vez de a un fenómeno acústico aplicamos este principio a una situación histórica tenemos un poco un retrato de lo que nos sucede en la actualidad. La crisis del sistema da miedo, pero lo que más miedo da es la imaginación desbocada, la incertidumbre sobre el futuro. Lo que angustia del crescendo es que no sabemos realmente hasta qué nivel asciende antes de terminar. No como en el caso del meticulosamente preparado y laboriosamente orquestado Bolero de Ravel (que asciende hasta la famosa modulación para entonces acabar), sino más bien como en el caso de un redoble de gong y platillos que comienza casi inaudible y crece inexorablemente durante unuos instantes que no parecen tener fin, como en el caso de muchos finales de Messiaen (aunque, a diferencia de nuestro contexto actual, muchos de los redobles de Messiaen destilan alegría).

3 comentarios:

Lluís P. dijo...

Fratello,

La diferencia entre la angustia provocada por el sistema y la que induce la música es que para la primera no hay antídoto inmediato, sólo el tiempo resolverá la incógnita; mientras que, para la música, con escoger cualquier partitura de Bach podemos neutralizar en el acto la ansiedad en crescendo más opresiva de Messiaen.
A por la próxima entrada de tu blog,

fp

carles p dijo...

Fratello,

El antídoto para la angustia del sistema supongo que pasa por la armonización de todos nuestros parámetros y rincones. Respecto a Bach y Messiaen, aquí te paso dos links de música de órgano. ¿Cuál es más opresiva?

http://www.youtube.com/watch?v=lkHKuPmzlAo

http://www.youtube.com/watch?v=fOWpj1v0hAw

fp

Lluís P. dijo...

Fratello,

efectivamente, Bach gana a Messiaen en provocar angustia comparando las obras que citas. Si bien ha sido un error por mi parte escoger un genio de la música como Bach, con un registro tan amplio de sensibilidades, para ilustrar mi comentario, hay que reconocer que muy pocos sabrán escoger las obras adecuadas de ambos músicos que permitan refutar mi propuesta inicial.
Gracias por seguir ilustrándonos,

fp