Páginas vistas en total

sábado, 17 de enero de 2009

Odio


Delante de una crisis como la que se vive ahora mismo en Oriente Medio no cabe la frivolidad que los estados están mostrando y que la prensa se encarga de avivar sobre cual de los bandos contendientes tiene la razón. Desde una estrecha perspectiva interna, cada bando cree, de forma obvia y natural, poseer la razón. Visto el problema con más distancia la razón no la tiene nadie. Las víctimas inocentes y la miseria, eso es lo que por desgracia sirve solamente como moneda de cambio y de presión en ambas direcciones. La violencia –y los más variados enfoques psicológicos coinciden en este punto- siempre es generada por la impotencia. La impotencia de sentirse amenazado, la impotencia de sentirse colonizado. Lo más siniestro en estos casos es la constatación del cultivo del miedo y la sinrazón, cuya semilla se propaga en progresión geométrica. Para una determinada franja de los contendientes –llamémosles los poderosos- es importante el mantener bajo el nivel de conciencia de la población. Los motivos pueden ser materiales ó no; el poder siempre es el poder. Los motivos nacionalistas y religiosos son casi siempre más poderosos y, por ende, más peligrosos que los puramente materiales. Tiradores de bombas y diseminadores de muerte del mundo entero: ¿cuándo os daréis cuenta de que os estáis matando a vosotros mismos?

2 comentarios:

Juan Francisco Caturla Javaloyes. dijo...

Parece mentira pero en la guerra y la paz nada es casual.
Centrándonos en la época que nos ha tocado vivir, hay alumnos que vienen haciendo sus deberes hace ya muchos años. Y sus deberes, aparte de ser sorprendentes y tremendamente crueles, quizá nos ayuden a entender muchas de las cosas que suceden en la actualidad.
No sé si has oído hablar del “Informe de Iron Mountain” que fue publicado allá por 1966. Bueno, ya sé que todas estas teorías conspiranoicas son terreno pantanoso pero es que dicho informe no tiene desperdicio.
Este informe llega a una serie de conclusiones que relato a continuación.
Nuestra sociedad depende esencialmente de lo que ellos llamaron el "sistema de guerra".
Para mantener la cohesión social y la organización política de una nación es necesaria la existencia de un permanente conflicto o amenaza exterior. El Informe advierte que las naciones son estables internamente sólo cuando mantienen un conflicto externo. La soberanía nacional requiere de una amenaza internacional.
No exageramos al afirmar que un escenario de paz mundial produciría cambios en la estructura social de las naciones. El impacto económico de un desarme generalizado, por nombrar sólo una de las consecuencias más obvias de la paz, cambiaría tan drásticamente los sistemas de producción y comercio global, que las innovaciones de los últimos cincuenta años nos parecerían insignificantes. Igualmente fundamentales serían los cambios políticos, sociales, culturales y ecológicos"
El Informe reconoce que la paz internacional es factible, pero la considera muy peligrosa si no se encuentra un sustituto viable para la guerra. Se deja expresamente establecida la necesidad de planificar la búsqueda de este sustituto, que debería representar una amenaza externa seria y tangible.
¿Qué podría reemplazar entonces al "sistema de guerra"? El Grupo Especial de Estudio consideró una amplia gama de alternativas, tales como un gigantesco programa espacial orientado a objetivos prácticamente inalcanzables; una omnipresente y omnipotente fuerza policial internacional; una amenaza extraterrestre real y concreta; nuevos y peligrosos fundamentalismos religiosos, y una posible catástrofe global causada por una grave polución ambiental. De todas estas alternativas a la guerra, el Grupo pensó que el medioambientalismo era la más efectiva. Sin embargo, aunque la amenaza ecológica era un buen sustituto, en la época en que se redactó el Informe no parecía enteramente factible aún (1965-1966). John Kenneth Galbraith, destacado intelectual, economista y profesor de Harvard, escribió en 1967 un extenso artículo sobre Iron Mountain para un suplemento literario llamado Book World. El artículo se titulaba "Planteamientos sobre la Guerra y la Paz para los que usted no está Preparado".Galbraith cuenta allí que fue contactado para formar parte del Grupo Especial de Estudio.

No sé si todo esto es verdad pero aquí no te puedes fiar ni de los buenos, ni de los malos. Parecemos marionetas en manos de los poderosos, sin embargo, en el fondo siempre me queda el presentimiento de que el futuro hará justicia, algo se les escapará de las manos.

http://www.laeditorialvirtual.com.ar/Pages/Anonimo_InformeIronMountain.htm

carles p dijo...

Hola Joan,

Muchas gracias por toda la información que aportas y que desconocía totalmente. Creo que es un tema especialmente importante y preocupante. El día que una parte substancial de la ciudadanía sea plenamente consciente de este tipo de manipulaciones los manipuladores deberán idear nuevos métodos. Anque seguro que ya los tienen, como mínimo se les hará más difícil el control.

Un abrazo