Páginas vistas en total

miércoles, 29 de mayo de 2013

Centenario


      Hoy hace cien años que tuvo lugar el famoso y accidentado estreno de la stravinskiana Le Sacre du Printemps en el Theatre des Champs-Elysées de París por la compañía de los Ballets Russes de Serge de Diaghilev. La coreografía de V. Nijinsky ha sido citada en ocasiones como uno de los elementos clave en el desencadenamiento del escándalo, juicio propiciado por el propio Stravinsky, que valoró muy poco el trabajo de su compatriota. En todo caso, pocos meses después del tumultuoso estreno, la obra –esta vez en la sala de conciertos- obtuvo un éxito igual de tumultuoso. Durante mucho tiempo Le Sacre ha sido considerada por el gran público como el paradigma de la “modernidad”, de hecho desde que en 1940 fuera utilizada por W. Disney en su film Fantasia. Stravinsky recibió una compensación de 5000 $ a cambio del libre uso de la partitura (cortes, reinstrumentaciones) con la apostilla de “si no acepta nuestra propuesta utilizaremos igualmente su música que, dicho sea de paso, no está protegida por derechos de autor en USA”. Este hecho (la edición original de la obra fue llevada a cabo por Editions Russes de Musique, editorial que había pertenecido al director Serge Koussevitky y que efectivamente no protegía la obra en Estados Unidos debido a que este país no había firmado el convenio de derechos de autor de Berna) propició la revisión y reedición (esta vez bajo los auspicios de la angloamericana Boosey & Hawkes) de la parte de la obra del compositor que había sufrido el mismo destino –especialmente trágico para el ilustre tacaño que siempre había sido Stravinsky y que a finales de los 60 aun se lamentaba de que si L’Oiseau de Feu hubiera estado bien protegido en USA, hubiera sido millonario y hubiera podido componer las exquisiteces seriales y minoritarias de su último período con mayor tranquilidad-. Dicho sea aquí de paso, los herederos del compositor recibieron por parte de Disney Corporation un buen pico en 2004 (¡los abogados picapleitos también operan a posteriori!). Le Sacre du Printemps ha conocido en estos cien años multitud de coreografías, desde la original de Nijinsky hasta la de Martha Graham, pasando por las de Massine, Béjart, Pina Baush y hasta otras 100 adicionales que la música no sólo resiste, sino que, en cierta manera, fagocita, tal es el magnetismo de la obra. Le Sacre se inscribe en un momento muy concreto de la historia del arte occidental, relacionada con la inmersión en un mundo primitivo (mágico, al igual que el fauno debussista lo hacía en el mítico) con objeto de lavar la influencia directa de los hiperdesarrollos del S XIX y permitir la entrada plena en el S XX. En el mundo plástico la misma operación había tenido lugar poco antes (los estudios picassianos sobre el arte negro que condujeron, en 1907, a Les Demoiselles d’Avignon). Por suerte para nosotros el compositor no se agotó ahí sino que siguió sorprendiendo al mundo durante muchas décadas con su constante evolución (el hecho de que una obra como The Flood fuera compuesta con 80 años me sigue pareciendo un prodigio de creatividad –solo hay que escuchar atentamente el breve relato de la creación-). Ninguna de las obras maestras posteriores e indiscutidas del propio compositor (Les Noces; Symphonies pour instruments a vent; Symphonie des Psaumes; Orpheus; Agon, entre muchas otras) ha alcanzado la popularidad de Le Sacre, obra que sigue siendo moderna, como lo siguen siendo la Pasión según San Mateo, la IX Sinfonía, Don Giovanni, Tristan und Isolde, Prélude a l’aprés-midi d’un faune, la Sonata para dos pianos y percusión o el Cuarteto para el Final de los Tiempos. Amén.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Amén, amén, aleluia. La renovació del teu blog es espectacular. Rosa.

Anónimo dijo...

Hola Carles,
muchísimas gracias por recordarnos este centenario (la verdad es que cualquier excusa es buena para volver a oir La Consagración).
Me han parecido bellísimas las tres coreografias que nos propones en tu blog. Yo solo conocia la de Pina Bausch (gracias a la película-homenaje que le dedicó Wim Wenders)
y aunque quizás sea la más cruda me parece muy expressiva y emocionante.
También me ha parecido hermosísima la versión Les Noces con el Royal Ballet con coreografia de B. Nijinska. De Agon sólo conozco la versión coreogràfica, si no me equivoco,de Balanchine con el New York City Ballet (más clásica y elegante)
Nos podrías dar alguna opinión sobre las coreografías?
Moltes gràcies,
Filo

carles p dijo...

Gràcies Rosa!
Necessitava parlar una mica més de música per tornar a arrencar!

Carles

carles p dijo...

Hola Filo,
Encantado de que sigas el blog tan fervorosamente!
Las tres coreografías que enlazo son absolutamente diferentes:
-La de Nijinsky -la del estreno- hoy día puede chocar en cuanto a idea general (Stravinsky describe el escándalo desatado cuando, al alzarse el telón, "un grupo de Lolitas ejecuta una competición de saltos" -cuando él deseaba menos movimiento-). Esta versión, además, es una reconstrucción y no sabemos hasta qué punto es fiel al original (aunque los saltos también resultan curiosos en las fotos dl estreno).
-La versión de Béjart (1959) causó bastante sensación en su día e incluso el propio compositor, tras una acogida desfavorable después de verla en Paris en los '60 cambió pronto hacia una opinión más favorable. Aunque la originalidad de separar danzarines y bailarinas esté hoy un poco fuera de lugar la coreografía de la Danza Sacra sigue siendo impactante, y el cuadro final, icónico.
-La coreografía de Pina Baush (1975) resulta la más directa, la más 'física'. A decir de la propia autora, es importante que 'al final, los cuerpos cubiertos de sudor y tierra sean los protagonistas'. El hecho de que -como dices tú- sea la más expresiva y emocionante puede estar relacionado con su mayor juventud respecto a las otras.

Coincido contigo con lo de la acertada coreografía de Nijinska de Les Noces (la del estreno) y la elegante coreografia de Agon (Balanchine es otra de mis debilidades).

Moltes gràcies a tu!
Carles