Páginas vistas en total

miércoles, 30 de enero de 2008

Fermentos


Ignoro si en algún momento de la historia occidental los individuos con más capacidades de organización, conocimientos técnicos, energía psíquica y fortaleza moral han ocupado sistemáticamente puestos de responsabilidad en las diversas organizaciones, aunque lo sospecho fuertemente. Hoy por hoy es bastante común ver como este tipo de individuos rehuye tales cargos, que son ocupados habitualmente por las personas más arribistas, incompetentes y moralmente dudosas. Quizás estoy intentando analizar desde atrás, desde una posición ya insostenible. La fortaleza moral es relativa a la moral concreta que consideremos. El arribismo ha pasado a formar parte del grupo de cosas catalogadas como legítimas aspiraciones. La competencia no se detecta en el día a día sino en el cumplimiento de los objetivos año tras año. Lo más divertido del trabajo por objetivos es que quizás algún año en que los logros han sido particularmente espléndidos no se llegan a cumplir los objetivos, diseñados un año antes, y también la situación contraria. Y es que los objetivos escritos en un papel a principios de año son el trasunto despersonalizado de las necesidades reales de cada momento. Los hechos a que me refiero –y que me perdonen aquellos que son capaces y se ven en condiciones de gestionar, que haberlos haylos- son un síntoma de la prevalencia de las fuerzas descompositivas sobre las integradoras de una situación. No me lamento del cuadro descrito con ansias regresivas. Por el contrario, creo que tal configuración constituye el detritus que posibilitará el fermento que dará lugar a una nueva situación en que las fuerzas integradoras volverán a prevalecer (hasta que se descompongan de nuevo). Como toda situación, la nuestra tiene sus puntos positivos y negativos. Todo depende del grado de alejamiento con que se considere. Por paradójico que parezca, solamente cuando somos capaces de desprendernos de todo es cuando podemos alcanzar la plena resonancia con ese mismo todo.

No hay comentarios: