Páginas vistas en total

jueves, 21 de febrero de 2008

Entornos alienantes


Los entornos organizativos fuertemente jerarquizados y con un control supuestamente fuerte del poder, como los ejércitos, las mafias, las sectas, las dictaduras y algunos tipos de empresas, tienden de forma natural a anular al individuo mientras maximizan su grado de explotación. Todas las organizaciones, evidentemente, están formadas por individuos, pero lo que las caracteriza más fielmente es la naturaleza –o el espíritu, como diría Montesquieu- de los procesos que tienen lugar entre tales individuos. Todos los entornos alienantes antes referenciados utilizan la técnica del cultivo simultáneo del ego y el sentido de la culpabilidad, explosiva mezcla que ha estado surtiendo efecto durante siglos (“-Coltivando l’orgoglio di questo mentecatto…!”, barrunta el mozartiano Conte di Almaviva pensando en su siervo Antonio, el jardinero). Dada la triste proclividad del alma humana a caer en las redes de la ostentación y la apariencia, el resto de la operación se desarrolla de manera automática: se crea una jerga exclusivista repleta de numerosas abreviaturas –que hay que renovar continuamente, a medida que los subalternos la van entendiendo-, se hace lo imposible por evitar el trabajo directo, multiplicando el número de reuniones –ficticias ó no- y desviando en lo posible el trabajo hacia empresas externas, se somete al asalariado a un sinfín de exámenes y evaluaciones –con la clara intención de provocarle una regresión a la escuela de secundaria-….En fin, un sinnúmero de tácticas tan comunes hoy en día que se explica fácilmente el éxito arrollador de obras como el “Bonjour paresse” que Corinne Maier escribió hace unos años. Cuando alguien logra hacer oír una idea que está presente en el centro de la comunidad –aunque no en los medios de comunicación, que no dan muestras de apearse de su dirigido triunfalismo-, buena parte del hombre de la calle es capaz de identificarse con la situación y exorcizarla –si bien limitadamente- simplemente compartiendo las miserias de la época.

No hay comentarios: