Páginas vistas en total

viernes, 10 de febrero de 2006

Reconocimientos


Cuando era joven, todo el mundo con un mínimo de dignidad execraba de los premios. Ahora parece que ganar un premio se haya convertido en una de las cosas más importantes a hacer en este mundo (es un buen recurso para lavar el cerebro, tal y como aparece en cierto filme de W. Allen). Cualquiera que se pare a pensar un rato puede observar que los reconocimientos en vida no significan gran cosa. Muchos de los grandes creadores de la historia fueron ignorados por sus contemporáneos, que se dedicaban mientras tanto a rendir honores a los pompiers, mercantilistas, academicistas y oficialistas la obra de los cuales no sobrevivió una generación. Esto, evidentemente, no es una regla universal; también algunos autores que han quedado fueron reconocidos en su momento. Como dijo el ocurrente Erik Satie: « Monsieur Ravel refuse la Légion d’Honneur, mais toute sa musique l’accepte: il ne suffit pas de refuser la Légion d’Honneur; encore faut-il ne pas la mériter! »

1 comentario:

Jaume dijo...

Genial el amigo Eric, tras acabar con todos los stocks de absenta de Paris, auto-dedicarse "La Porte héroique du ciel", y mandar ostensiblemente a la porra a todos sus colegas músicos salvo a uno.